No tengas miedo, Dios peleará por ti en tus batallas

No tengas miedo, Dios peleará por ti en tus batallas

Si tan solo confiaras en Dios, si tan solo aprendieras a depender de Él, si tan solo aprendieras a invocarlo en tus adversidades, Él pelearía por ti y te daría la victoria.

“—No tengan miedo. Manténganse firmes y fíjense en lo que el Señor va a hacer hoy para salvarlos, porque nunca más volverán a ver a los egipcios que hoy ven. Ustedes no se preocupen, que el Señor va a pelear por ustedes”. Éxodo 14:13-14 DHH.

Todas las oposiciones que enfrentamos en la vida deben ser consideradas como una oportunidad para conocer más el poder de Dios y el interés que Él tiene por nosotros. Dios hace notorio su poder y su gloria para librarnos de la fuerza enemiga, debemos estar firmes, confiando y esperando siempre el actuar victorioso de Dios.

Mientras muchos caen desanimados o derrotados por todos los obstáculos de la vida, nosotros debemos aprender a confiar y a depender totalmente de Dios. Debemos tener plena certidumbre que nadie puede detener el propósito de bendición que Dios tiene para nosotros, pero debemos creer que Dios está actuando y que siempre va a actuar de la mejor manera en nuestras adversidades, lo que ahora nos corresponde, es obedecer.

Si nuestras vidas se someten en obediencia a Dios el peleará por nosotros y siempre andaremos en victoria, porque no importa que enemigo que se ponga enfrente, Dios lo hará caer.  Cada batalla que tengamos, cada adversidad que enfrentamos nos dará la oportunidad de vivir más en comunión con Dios, porque Dios nunca deja solo a sus hijos que le buscan y que le invocan con fe y devoción.

Al respecto también la Biblia enseña:

Y cuando llegue la hora de la batalla, el sacerdote se dirigirá al ejército y dirá: “Escuchen, israelitas, hoy van a luchar contra sus enemigos. No se desanimen ni tengan miedo; no tiemblen ni se asusten, porque el Señor su Dios está con ustedes; él luchará contra los enemigos de ustedes y les dará la victoria.” Deuteronomio 20:1-4 DHH.

 Ayúdanos contra el enemigo, pues nada vale la ayuda del hombre. Con la ayuda de Dios haremos grandes cosas;él aplastará a nuestros enemigos! Salmos 60:11-13 DHH.

 

Editor